EN

Biodanza, las cinco lineas de vivencia

 

 

La vivencia es una experiencia vivida con gran intensidad en el aquí y en el ahora. Biodanza ha clasificado las vivencias en cinco grandes conjuntos expresivos del potencial humano.

 

Con Biodanza estimulamos nuestra integración en estas 5 líneas. De esta manera creamos nuestra propia transformación.

 

Las cinco lineas de vivencia en Biodanza en la vida cotidiana son:

 

Vitalidad   tener la energía, la potencia para encontrarse en el mundo, con autoregulación y equilibrio entre acción y relajación.
Sexualidad   sentir el deseo y placer, la ganas de vivir y disfrutar la sensualidad, reforzar la identidad sexual.
Creatividad   practicar el arte de vivir, capaz de expresar y transformar, de renovar y embellecer el estilo de vida.
Afectividad   sentir el respeto y la ternura, la capacidad para dar y recibir el amor.
Trascendencia   conectar con el género humano y con la naturaleza, tener acceso a la experiencia de éxtasis e íntasis, la experiencia paradisíaca.

 

 
Agenda